mayo 28, 2015

Entrevista a la activista Danae Tapia de ONG Derechos Digitales: “¿Por qué sacarle la foto a tu almuerzo todos los días? La vida online tiene mucho de un registro neurótico de todo lo que se hace”

Por
803 Vistas

“La intercepción de comunicaciones privadas y el uso o manipulación de nuestros datos personales, por parte de privados y el Estado, puede afectar seriamente nuestra dignidad y libertad”. Esta es parte de la presentación de la ONG chilena Derechos Digitales desde donde defienden la libertad de expresión y la privacidad de los datos personal en el territorio virtual. Entrevistamos a Danae Tapia quien conversó sobre las nuevas leyes y nuevos problemas sociales que surgen a partir del uso cada vez más masivo y cotidiano de las redes sociales en Internet. El control de dispositivos como el iWatch y los drones comprados por los militares chilenos para “combatir” y rastrear a los manifestantes son problemas donde la ética y los derechos humanos se vuelven un tema de debate.

Por Cristian Cabello

Abogados y periodistas son parte de esta organización nacional Derechos Digitales que ha participado en la discusión de leyes en el congreso nacional que buscan regular los usos de internet o la neutralidad de este medio de comunicación. Conversamos con Danae Tapia (@tapia), quien es periodista de la Universidad de Chile y Máster en Administración de la Universidad de Bristol (Inglaterra), quien es encargada de proyectos dedicados a investigar y generar campañas comunicacionales sobre la defensa de internet en Chile. Actualmente desarrollan campañas e investigaciones sobre la privacidad en Latinoamérica y generar campañas en defensa al anonimato en internet.

“Una casa conectada a internet, una casa que cuando llegas reconoce que estás triste, una casa que decide colocarte una música feliz, el refrigerador que pone adelante tu comida favorita”. Todo este imaginario sobre el futuro de la tecnología está presente cuando iniciamos la conversación con Danae Tapia ¿Pero estamos tan lejos de esta relación tan próxima entre tecnología y sensaciones? Lo cierto es que hoy ya existen tecnologías como “iWatch” que Apple mismo define como “Nuestro dispositivo más personal”, un reloj inteligente que puede almacenar tu información corporal. También los teléfonos smartphones que las personas consultan cientos de veces al día volviéndolos indispensables, que incluso opinan sobre tus rutinas como la aplicación Google Now que busca facilitar tus tiempos por la ciudad y te felicita con un “Súper bien” si caminas más cada día o te avisa para que tomes la última micro si estás hasta muy tarde lejos de tu casa. “Esto es lo que se ha denominado el “Internet de las cosas””, afirma Tapia.

¿Cómo ves la seguridad en internet?

Hay rastreos que se acumulan de años y que después se usan para venderte cosas, por ejemplo, tus búsquedas en Google que se transforman en publicidad en Facebook o en sugerencias de compras en Amazon. Hay casos de empresas de telefonía que guardan y almacenan estos comportamientos, incluso tus localizaciones a través de los GPS de los dispositivos móviles. Esta información se guarda o se vende, pero no hay políticas que regulen este tráfico de información. Además son empresas privadas a las cuales es difícil solicitarles una rendición de cuentas. A veces no tienen la dirección en el país. Es más complejo reclamarle a Facebook. No es como alegarle a señora de la esquina.

¿Y este proceso se irá acentuando?

Sí. La tecnología va “evolucionando” se supone. Dispositivos como el iWatch, este reloj que reconoce tus pulsaciones, entrega información de tu cuerpo a manos de empresas privadas. Los mismos gobiernos han sido foco de críticas por el activismo digital, por ejemplo, cuando almacenan datos biométricos de los ciudadanos. Uno no firma autorización sobre cómo usar estos contenidos y se almacena todo por defecto sin ningún cuidado. Por ejemplo, en Argentina tienen un registro biométrico en su cédula de identidad que está vinculada a su tarjeta de transporte público. Eso permite una serie de cruces de información que no son autorizados por la persona. Está al borde de lo orwelliano.

¿Por qué?

Porque tener un aparato de poder con tanta información puede ser perjudicial. Nadie discute estas acciones porque discursivamente todos asumimos que está muy bien este tipo de almacenamiento. En Chile por ejemplo, con la incorporación del pasaporte y del carnet nuevo, el registro civil tiene información a niveles mucho más sofisticados como datos biográficos, biométricos, incluso registros de ADN en el caso de ciertos ciudadanos, ahora toda esta información la tiene Estados Unidos por el acuerdo VISA waiver que permite que los chilenos ya no necesiten visa para entrar a Estados Unidos, una de las condiciones para aprobar este acuerdo fue la cesión de toda esta información a ellos. Y Estados Unidos es un país con un historial demostrado de vigilancia masiva a nivel internacional mediante su agencia de inteligencia, la NSA, no podríamos descartar la posibilidad de detenciones injustificadas a personas basadas en datos biográficos cruzados con rastreos en correos electrónicos o redes sociales que agentes de Estados Unidos puedan considerar amenazas terroristas. Es algo que ha pasado.

¿Por qué hablar de la “evolución de la tecnología” en comillas? Siempre nos dicen que la tecnología nos hará mejor…

El activismo desde donde trabajo hace la crítica a la falta de ejecución de procesos democráticos al ejecutar este tipo de medidas Y como usuarios pareciera que nos da lo mismo ese debate y participamos felices en la entrega de nuestra información ¿En qué momento se hace necesario el que otra persona vea que tu viste el mensaje que te enviaron como en Whatssap o Facebook? ¿Para qué? ¿En qué me beneficia? Creo que tiene mucho que ver más con el control, con tener todo bajo control, estas prácticas sicópatas nunca ha sido una necesidad para la humanidad pero ahora sí lo son. La vida online tiene mucho de un registro neurótico de todo lo que se hace. Y la gente participa y a veces se vuelven hasta adictos: ¿por qué sacarle la foto a tu almuerzo todos los días? o “Me fui de vacaciones el fin de semana y subo 85 fotos”. Estamos produciendo una cantidad enorme de información y estamos consumidos en esta actividad donde creemos que somos libres usando cuanto servicio web existe pero en realidad estamos siguiendo un “guión” que las grandes empresas de Internet inventaron para nosotros. Puede que suene retrógrado, pero esto lleva a que estés encerrado en Internet, que no utilices el espacio público y menos las formas de organización comunitaria que al final sí son las que generan cambios.

defendamos

Política virtual en Chile en pañales

¿Cómo ves el uso político en internet en Chile?

Por lo general, hay muchas cosas que ocurren en internet y funcionan. Pero después en el mundo offline no pasa nada. Según mi Twitter la elección la iba a ganar Marcel Claude, MEO o Roxana Miranda. Te identificas con una serie de atributos y apretas y firmas, pero en realidad no estás comprometido políticamente como para salir a la calle. Yo creo que la política también participa de esta idea respecto a que todo lo que diga digital es de inmediato bueno. Así han pasado una serie de proyectos de ley en el congreso donde nosotros hemos participado en las comisiones. Esto ocurrió con la última ley de medios impulsada por el PPD y que posibilitaba bastante la censura en internet. Consideraba sujetos de demanda por algún tipo de calumnia a las personas que tuvieran blogs. Como ONG Derechos Digitales participamos en la discusión en el senado. El senado en términos digitales es muy inculto, la ley de medios fue pésima. Una vez un diputado quería hacer la ley anti-memes

¿Por qué defender el anonimato en Internet?

Hay mucha gente y autoridades que atacan el anonimato, tienen el discurso “¿Por qué no das la cara?”. Es importante hacer una defensa del anonimato: (1º) porque es un derecho y (2º) porque hay contextos donde la condiciones de poder son desiguales, entonces es comprensible que no estés dando la cara. Desde contextos de países corruptos donde a los ciudadanos los matan, como a los periodistas mexicanos asesinados por carteles, o en asuntos más sofisticados y políticos como la organización sindical, la denuncia de abusos o porque simplemente quieres desafiar las convenciones de la identidad. Pero principalmente hay que defender el anonimato porque es un derecho. Hay algo político en el hecho de que todas las aplicaciones incorporen un factor del “sí, está visto” dándote demasiada información de tu interlocutor. Sería bueno tener la visión de los desarrolladores de software, si es que programan asegurando que la identidad de la persona no será extraída en el uso de servicios de internet. Además por lo general, las aplicaciones más usadas y masivas son las que almacenan toda tu información e intentan validar tu identidad por todos los medios posibles pidiéndote números de teléfono y hasta el rut.

¿En el caso chileno cómo se ve la situación de la seguridad en internet?

Hay casos donde he trabajado donde uno habla de tecnología y vigilancia, y generalmente se imaginan un proceso sofisticado, donde hay hackers buscando y registrando todo. Pero al parecer la PDI o carabineros no tienen este tipo de personal. Los casos nacionales donde se ha utilizado la tecnología para vigilar a ciudadanos/as han sido bien poco sofisticados. Pienso en el caso de Bryan Seguel, estudiante de sociología, que lo detuvieron porque en su Facebook puso una fotografía de una marcha y la policía lo detuvo porque consideró que eso era una prueba de que estuvo en la marcha involucrado en algún tipo de delito. Esto revela la pobreza de recursos. El año 2011, en el contexto de la movilización estudiantil, hubo creación de muchos perfiles falsos de Facebook que agregaban estudiantes y muchos sospechamos que había posibilidades de que se tratara de una operación de vigilancia. Esto te permite reflexionar sobre qué y por qué estoy compartiendo algún contenido online, ¿es necesario decir que voy a todas las marchas? ¿Dar la coordenada exacta? Facebook es un lugar propiedad de una empresa privada, Facebook le entrega tu información al gobierno de Chile si éste lo requiere. De hecho Chile es de los países que solicitan más este tipo de información en el mundo. Entonces debiéramos concluir que estas conversaciones se deberían tener en otro lugar. También están los casos de usos de drones (cámaras de vigilancia no tripulada) en la región de la Araucanía, porque efectivamente existió una compra de drones de parte del Ejército para usarlos en la Araucanía, unos drones vendidos por Israel, especiales para conflictos rurales-urbanos de persona a persona. Esto lo supimos porque hubo integrantes de las fuerzas militares que dieron entrevistas y contaron sobre la compra de drones, contando que podrían identificar los rostros de las personas que buscaban. Ha habido marchas donde existen drones encima.